El Divorcio por cese de convivencia

El divorcio es la herramienta legal con que cuentan los cónyuges para poner fin al matrimonio.

Lo más común en estos casos es que existirá acuerdo en poner fin a la vida en común, para estos efectos existe el «divorcio de mutuo acuerdo», que tiene como único requisito acreditar el cese de la vida en común durante un plazo determinado (1 año cuando están ambos de acuerdo).

Para acreditar ese cese de convivencia la legislación establece un procedimiento sencillo:

1.- Debes ir al Servicio de Registro Civil, si van ambos cónyuges deben solicitar firmar el acta de cese de convivencia. A partir de dicha gestión comenzará el cómputo de un año.

2.- En caso que sólo un cónyuge haya acudido al Registro Civil a firmar el acta de cese de convivencia, debe concurrir posteriormente al Tribunal de Familia de su domicilio y solicitar que se notifique el cese de convivencia al otro cónyuge. Una vez que este último sea notificado, comenzará a correr el plazo de un año para el divorcio de mutuo acuerdo.

¿Y si NO estamos ambos de acuerdo?

El divorcio unilateral por cese de convivencia exige un plazo mayor, esta vez de tres años. El procedimiento es el mismo anteriormente señalado, pero la única diferencia será que deberás esperar tres años en vez de uno.

¿Qué pasa si después del cese de convivencia volvemos a pololear?

Alguno de los cónyuges podría oponerse al divorcio y señalar que la vida en común se reanudó, por lo que el cese de convivencia es ineficaz.

¿Puedo divorciarme sin cese de convivencia?

Si, los matrimonios celebrados con anterioridad al 17 de noviembre de 2004 pueden divorciarse acreditando el cese de convivencia con dos testigos. En esos casos no será necesaria la gestión ante el Registro Civil, pero los testigos deberán comparecer en juicio indicando que efectivamente la pareja ha estado separada durante más de uno o tres años según sea el caso.

Aparte del cese de convivencia ¿Hay otras causales de divorcio?

Si, hay causales que no requieren plazo de tiempo y que corresponden al «divorcio por culpa». Se trata de una sanción al cónyuge que dio lugar al divorcio por sus acciones (por ejemplo infidelidad. De este divorcio particular hablaremos en otro post.

¿Necesitas asesoría en tu divorcio? Contáctanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
¡Hola!... ¿te ayudo?
Bienvenidos a Ruz & Cofré, ¿En qué te podemos ayudar?...